• Monica Jal - Coach

PRACTICANDO CON NUESTRA GUIA INTERIOR

Updated: Mar 12

Hacía menos de un mes que me habían operado por tercera vez de la rodilla y era el primer día que volvía de la piscina. Como no podía nadar bien me fui a la clase de Aquagym esperando que a esa hora no hubiera demasiada gente y tuviera mi rodilla a salvo de los movimientos de mis compañeros de clase.


Cuando la música comenzó a sonar yo estaba tranquila en un rincón entre la pared y las líneas de separación ya que la mayoría del grupo se encontraba a unos tres metros de mí, en la parte central. Habiendo comenzado la clase, llegó una señora considerablemente corpulenta. Sin prejuicios me sacó de mi rincón con su volumen y se quedó en la zona de la pared.


Inmediatamente saltaron mi parte egoísta y la hooligan gritando: ¡quién se ha creído que es! ¡Haz algo y sácala del rincón! Intenté concentrarme en la música y los movimientos para no dañar la rodilla, sin éxito. Y dada la insistencia en querer expresar mis personajes, decidí escucharlos. La egoísta quería sí o sí recuperar "nuestro sitio", la hooligan quería darle un toque a la señora porque aparte de llegar tarde y sacarme del lugar no había sido capaz ni de decir buenos días. Si al menos se hubiera disculpado! Era intolerable para mis personajes activos en ese momento.


Pude ver que la señora estaba imponente en su sitio, evitando que nadie del grupo nos acercáramos. Conecté con mi guía interior. Quería disfrutar de la clase y necesitaba escuchar todo lo que mi equipo interior tuviera que decirme. Enseguida la hooligan propuso darle un toque. La egoísta pedía que le dijera: ¡este es mi lugar! La complaciente me inducía a la calma y a mirar hacia otro lado y olvidar la señora porque desde la perspectiva de la complaciente, seguro que la señora tenía motivos para actuar así.


Desde la Guía interior pude dar relevancia a que mi pierna estaba a salvo de golpes y pude elegir que no iba a mirar hacia otro lado pero tampoco iba a evitar la posibilidad de decirle que le habría agradecido que se expresara en lugar de sacarme sin más del lugar. Con la hooligan pacté que iba a hacer los ejercicios con las pesas de goma sin estar pendiente de la señora. Ella tenía que estar pendiente de mí y no yo de ella.


El resto de la clase pasó con tranquilidad. En un momento determinado ella se acercó más de la cuenta a mí y recibió un toque con una goma y no volvió a pasar. Yo había escuchado mi equipo, estaba en paz y mi pierna segura.


Salí de gimnasio y al ir a cruzar la calle vi de frente 3 turistas en la acera con bicicletas con motor directos hacia mí sin indicio de mirarme. Con las muletas les hice señales y les recordé con educación que, justo donde estábamos, había un carril bici para ellos.


Primero se sorprendieron y luego se disculparon. Mi equipo respiró fondo otra vez y me sentí en paz. Mis personajes preocupados por mi vulnerabilidad habían actuado y mi Guía interior había liderado la situación.

Contacta amb mi

  • Icon Instagram
  • Icon Facebook
  • Icon Twitter
  • Icon Linkedin

© 2020 de Mònica Jal Mora