• Monica Jal - Coach

ES POSIBLE VIVIR CON CONCIENCIA


El principal obstáculo para experimentar la vida con conciencia y mantener relaciones sanas y equilibradas tiene que ver con en como estamos de ocupados en el quehacer de la vida diaria. Estamos muy enfocados en el hacer y en la acción.


La transformación y vivir con conciencia es posible cuando practicamos nuestro diálogo interior, haciendo que la Guía Interior coordine este diálogo entre todas las "vocecitas" que sentimos. Así desarrollamos una mayor conciencia de lo que somos y de lo que vivimos. Dejamos de hacer, relacionarnos y actuar por inercia. Aprendemos a tener en cuenta la vulnerabilidad y nuestras necesidades.


La conciencia no es un punto final de un trayecto. Es un proceso continuo que dura toda la vida. La conciencia no es una voz más de nuestro equipo. Es un "espacio" externo a nuestro mundo interior desde donde observamos lo que acontece, es el foco que da luz y enfoca de manera que la vida toma sentido, dejamos de movernos en "piloto automático".


La conciencia no tiene ataduras, ni condicionantes, no tiene objetivos ni preferencias. Simplemente observa silenciosamente, sin juicios ni reacciones. Es un testigo neutral de la vida. Nada está bien o mal, no es racional o emocional, simplemente: es.


En la ausencia de Conciencia no hay elección, nos identificamos con nuestras máscaras predominantes, nuestras "vocecitas" y ellas eligen y dirigen nuestro "coche psicológico". Estamos atrapados.


Sólo desde la Conciencia podemos enfrentarnos a nuestras partes inconscientes, miedos, voces y juicios. No se trata de cambiar nuestros puntos de vista, sentimientos, creencias o identidad, estructuras religiosas, culturales o morales, simplemente se trata de reconocerlas como patrones de comportamiento y estructuras energéticas con que nos hemos identificado.


La toma de conciencia permite la evolución de la misma Conciencia.